Odontopediatría

Home / Odontopediatría

Odontopediatría

¿Qué es un dentista pediátrico?

El dentista pediátrico es aquel dentista que tiene una formación especializada y está dedicado a la salud oral de los niños desde la infancia hasta la adolescencia.

Los bebes, niños y adolescentes necesitan enfoques diferentes en el trato debido a su diferente psicología y fisiología . El Dentista pediátrico u Odontopediatra cuidara y vigilara que su crecimiento y desarrollo dental sea el correcto, ayudándoles a evitar futuros problemas dentales. El dentista pediátrico es el mejor cualificado para satisfacer estas necesidades.

¿Por qué son importantes los dientes de leche?

Es muy importante mantener la salud de los dientes primarios. Las caries descuidadas pueden conducir con frecuencia a problemas que afectan al desarrollo de los dientes permanentes. Los dientes primarios o los dientes de leche son indispensables  para: masticar y comer adecuadamente, proveer el espacio necesario para que los dientes permanentes salgan en una posición correcta, así como también el permitir el desarrollo normal de los huesos y músculos de la mandíbula.

Los dientes primarios también contribuyen al desarrollo del habla y dan  una apariencia atractiva.

Es primordial mencionar que mientras  los 4 dientes delanteros duran hasta 6-7 años de edad, los dientes posteriores (colmillos y molares) no se reemplazan hasta los 10-13 años.

Erupción de los dientes de su hijo

Los dientes de los niños comienzan a formarse en la 6ª semana de gestación.  A los 4 meses los primeros dientes de leche que inician el proceso de erupción son los incisivos centrales inferiores, seguidos de cerca por los incisivos centrales superiores. Aunque los 20 dientes primarios suelen aparecer a los 3 años, el ritmo y el orden de su erupción varía.

Los dientes permanentes comienzan a aparecer alrededor de los 6 años, comenzando con los primeros molares y los incisivos centrales inferiores. Este proceso continúa hasta aproximadamente la edad de 21 años.

Los adultos tienen 28 dientes permanentes, o hasta 32 incluyendo los terceros molares (o muelas del juicio).

URGENCIAS EN ODONTOPEDIATRIA.

Existen diferentes tipos de urgencias dentales la mayoría de ellos a causa de un golpe fuerte en la zona de boca o cara. Los dientes debido al golpe recibido se pueden: Salir de sitio solo en parte (LUXACION), completamente (AVULSION) o en ocasiones meterse mas en la encía (INTRUSION).

Diente permanente fuera completamente (AVULSION):

  1. Si es posible, encuentre el diente. Cójalo por la corona, no por la raíz. Puede enjuagar el diente sólo con agua. NO limpiar con jabón, fregar o manipular el diente innecesariamente.
  2. Inspeccione el diente para detectar fracturas. Si es solido intente volver a insertarlo en el hueco correspondiente. Haga que el paciente sostenga el diente en su lugar mordiéndolo suavemente con una gasa o un paño limpio. Si no puede reinsertar el diente, transporte el diente en una taza que contenga la saliva o leche desnatada, NO el agua.
  3. Si el paciente tiene edad suficiente, el diente también puede ser llevado en la boca del paciente (al lado de la mejilla). ¡El paciente debe ver a un dentista INMEDIATAMENTE! El tiempo es un factor crítico para salvar el diente.

Diente de leche fuera completamente (AVULSIÓN)

  1. Llame a la consulta odontopediátrica.
  2. A diferencia de un diente permanente, el diente de bebé no debe ser reimplantado debido a posibles daños al diente permanente. En la mayoría de casos, no es necesario ningún tratamiento.

Diente permanente fracturado:

  1. Llame a la consulta. La acción rápida puede salvar el diente, prevenir la infección y reducir la necesidad de un tratamiento dental extensivo.
  2. Enjuague la boca con agua y aplique compresas frías para reducir la hinchazón. Si es posible, localice y guarde los fragmentos de dientes rotos y llévelos con usted al dentista, dentro de un pequeño recipiente lleno de leche o suero fisiológico.

Diente de bebé saltado o fracturado: Comuníquese con su dentista pediátrico.

Radiografías Dentales (Rayos X)

Las radiografías son una parte vital y necesaria del proceso de diagnóstico dental de su hijo. Sin ellas, ciertas patologías dentales pueden pasar desapercibidas, y poder perder la pieza.

Las radiografías detectan mucho más que la inspección oral. Por ejemplo, pueden ser necesarias radiografías para examinar dientes en erupción, diagnosticar enfermedades óseas, evaluar los resultados de una lesión o planear el tratamiento de ortodoncia . Las radiografías permiten a los dentistas diagnosticar y tratar condiciones de salud que no pueden detectarse durante un examen clínico. Si se encuentran y se tratan los problemas dentales precozmente, el cuidado dental es más cómodo para su hijo y más asequible para usted.

La Sociedad Española de Odontopediatria recomienda radiografías y exámenes cada seis meses para niños con alto riesgo de caries. En promedio, la mayoría de los dentistas pediátricos solicitan radiografías aproximadamente una vez al año.

Los dentistas pediátricos son particularmente cuidadosos para minimizar la exposición de sus pacientes a la radiación. Gracias a los avances  técnicos en las radiográficas, la cantidad de radiación recibida es extremadamente pequeña. El riesgo es insignificante. De hecho, las radiografías dentales representan un riesgo mucho menor que un problema dental no detectado y no tratado. Los delantales de plomo protegerán a su niño. El equipo actual filtra los rayos X innecesarios y restringe el haz de rayos X al área de interés. En STOMATEK Salud dental usamos sensores digitales y blindaje adecuado que aseguran que su hijo reciba una cantidad mínima de exposición a la radiación.

¿Su hijo rasca sus dientes en la noche? (Bruxismo)

Los padres a menudo se preocupan por el rechinar nocturno de los dientes (bruxismo). A menudo, la primera indicación es el ruido creado por el niño rascando sus dientes durante la noche. Una de las causas puede tener un componente psicológico. Estrés debido a un nuevo ambiente, problemas en casa, cambios en la escuela, etc. Otra teoría se relaciona con la presión en el oído interno por la noche. Si hay cambios de presión (como en un avión durante el despegue y el aterrizaje), para igualar esta presión, el niño puede morder y mover la mandíbula para aliviar esta presión.

La mayoría de los casos de bruxismo pediátrico no requieren ningún tratamiento. La buena noticia es que la mayoría de los niños superan el bruxismo. Este apretamiento disminuye entre las edades 6-9 y los niños tienden a dejar de apretar entre las edades de 9-12. Si sospecha bruxismo, No dude en contactarnos y solicitar una visita para dar seguimiento y revisar la situación.

¿Es malo si mi hijo se chupa el dedo? (Succión digital)

La succión es un reflejo natural y los bebés y niños pequeños pueden usar los pulgares, los dedos, los chupetes y otros objetos. Puede hacer que se sientan seguros y felices, o proporcionar una sensación de seguridad en períodos difíciles. Dado que la succión del pulgar es relajante e incluso puede inducir el sueño.

Sin embargo la succión del pulgar que persiste más allá de la erupción de los dientes permanentes puede causar problemas en el correcto crecimiento de la boca y la posición de los dientes. La intensidad con que un niño chupa los dedos o los pulgares determinará si pueden surgir problemas dentales.

Los niños deben dejar de chuparse el pulgar cuando sus dientes centrales permanentes estén a punto de salir. Por lo general, los niños paran de chuparse el dedo entre los dos y cuatro años.

Los chupetes no son sustitutivos de la succión del pulgar. Pueden afectar los dientes esencialmente de la misma manera que chupar los dedos y los pulgares. Sin embargo, el uso del chupete puede ser controlado y modificado más fácilmente que el pulgar o el hábito del dedo. Si usted esta preocupado acerca de la succión del pulgar o el uso prolongado del chupete de su hijo , consúltenos y con gusto le resolveremos sus dudas.

Algunas sugerencias de STOMATEK Salud dental para ayudar a su hijo a superar la succión del pulgar:

  • Los niños a menudo se chupan los pulgares cuando se sienten inseguros. Centrarse en la corrección de la causa de la ansiedad, en lugar de la succión del pulgar.
  • Los niños que se chupan el dedo por comodidad sentirán menos de una necesidad cuando sus padres les proporcionen esa comodidad.
  • Recompense a los niños cuando se abstengan de succionar durante períodos difíciles, como cuando están separados de sus padres, la llegada de un nuevo miembro a la familia o la perdida de algún familiar.
  • Su dentista pediátrico puede alentar a los niños a dejar de succionar y explicar lo que podría suceder si continúan.
  • Si estos métodos no funcionan, recuerde a los niños su hábito vendando el pulgar o poniendo un calcetín en la mano por la noche, o utilizando ciertas pinturas en las uñas, para que tengan un sabor peculiar, que haga que no deseen chuparse el dedo. En los casos más drásticos el dentista pediátrico puede recomendar el uso de un aparato bucal.

¿Qué es un tratamiento pulpar o del nervio?

En ocasiones las piezas infantiles son afectadas internamente por diversas causas como por ejemplo consecuencia de una caries que no se ha tratado o en ocasiones es causado por algún golpe.

La pulpa de un diente es el núcleo central interno del diente. La pulpa contiene nervios, vasos sanguíneos, tejido conectivo y células reparadoras. El propósito de la terapia pulpar en odontología pediátrica es mantener la vitalidad del diente afectado (por lo que el diente no se pierde).

Las caries dentales y las lesiones traumáticas son las principales razones para que un diente requiera tratamiento de la pulpa o nervio. La terapia pulpar se refiere a menudo como “tratamiento del nervio”. Las dos formas comunes de terapia pulpar en los dientes de los niños son la pulpotomía y pulpectomía.

Una pulpotomía elimina el tejido pulpar enfermo dentro de la parte de la corona del diente. A continuación, se coloca un producto para evitar el crecimiento bacteriano y para calmar el tejido nervioso restante. Esto es seguido por una restauración final (generalmente una corona de acero inoxidable o de zirconio).

Una pulpectomía se realiza cuando la pulpa entera está implicada (el nervio de la raíz). Durante este tratamiento, el tejido pulpar enfermo se elimina completamente de la corona y la raíz. Los canales se limpian, desinfectan y, en el caso de dientes primarios, se rellenan con un material reabsorbible. Luego, se coloca una corona de acero inoxidable o de zirconio.

¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO PARA REALIZAR ORTODONCIA?

El desarrollo de maloclusiones, o malas mordeduras, se puede reconocer tan pronto como 2-3 años de edad. A menudo, se pueden tomar medidas tempranas para reducir la necesidad de un tratamiento ortodóntico mayor en una edad posterior.

En STOMATEK Salud Dental creemos que la prevención es la mejor herramienta para tratar a todos nuestros pacientes

Etapa I – Tratamiento Temprano: Este período de tratamiento abarca de 2 a 6 años. A esta temprana edad, nos preocupamos por los arcos dentales subdesarrollados, la pérdida prematura de los dientes primarios y los hábitos dañinos como la succión con los dedos o el pulgar. El tratamiento iniciado en esta etapa de desarrollo suele ser muy exitoso y muchas veces, aunque no siempre, puede eliminar la necesidad de futuros tratamientos de ortodoncia  y/u ortopédicos.

Etapa II – Dentición Mixta: Este período abarca las edades de 6 a 12 años, con la erupción de los dientes incisivos permanentes (frontales) y los molares de  los 6 años. Las preocupaciones del tratamiento se refieren a malas relaciones de mandíbula y problemas de alineación dental. Esta es una excelente etapa para iniciar el tratamiento, cuando se indique, ya que los tejidos duros y blandos del niño suelen ser muy sensibles a las fuerzas ortodónticas u ortopédicas. Es muy importante recalcar que el crecimiento rápido en estas edades es nuestro aliado para corregir cualquier problema que se nos presente.

Etapa III – Dentición del Adolescente: Esta etapa se ocupa de los dientes permanentes y el desarrollo de la relación final de la mordedura.

  • Centro médico Teknon. Consultorios, despacho 54
  • 93 290 64 54
  • info@stomatek.es

Programa una visita