Caries Infantiles Barcelona

Home / Caries Infantiles Barcelona

Caries Infantiles

¿Por qué son importantes los dientes de leche?

Es muy importante mantener la salud de los dientes de leche. Las cavidades carires no tratadas pueden conducir con frecuencia a problemas que afectan al desarrollo de los dientes permanentes. Los dientes primarios o los dientes de leche son importantes para:

  • Masticar y comer adecuadamente
  • Proveer espacio para los dientes permanentes y guiarlos en la posición correcta
  • Permitir el desarrollo normal de los huesos y músculos de la mandíbula.

Los dientes primarios también afectan el desarrollo del habla y agregan a una apariencia atractiva. Mientras que los 4 dientes delanteros duran hasta 6-7 años de edad, los dientes posteriores (premolares y molares) no se reemplazan hasta los 10-13 años.

Caries del biberón, o caries de primera infancia

Una forma seria de deterioro de los dientes de los niños pequeños es la caries del biberón. Esta condición es causada por exposiciones frecuentes y largas de los dientes de un bebé a líquidos que contienen azúcar. Entre estos líquidos están: la leche (incluida la leche materna), la fórmula (artificial), el zumo de frutas y otras bebidas edulcoradas.
Poner a un bebé a la cama para una siesta o de noche con un biberón, cuyo contenido no sea agua puede causar una caries grave y rápida. Tener los dientes del niño en contacto prolongado a líquidos edulcorados hace que les demos una oportunidad para producir ácidos que atacan el esmalte de los dientes. Si le da un biberón al niño para que se duerma, debe contener sólo agua. Si su hijo no se duerme sin su biberón y su bebida habitual, habrá que diluir gradualmente el contenido del biberón con agua, durante un período de dos a tres semanas.
Después de cada comida, limpie las encías y los dientes del bebé con un paño húmedo o una gasa para quitar los restos de placa dental. La forma más fácil de hacerlo es sentado, colocar la cabeza del niño en su regazo o poner al niño sobre un tocador o el suelo. Sea cual sea la posición que use, asegúrese de poder ver fácilmente la boca del niño.

¿Qué es una caries dental?

La caries dental (del latín, “putrefacción”), también conocida como caries o “cavidad”, es una infección bacteriana que causa desmineralización y destrucción de los tejidos duros de los dientes (esmalte, dentina y cemento). Es el resultado de la producción de ácido por fermentación bacteriana de residuos de alimentos acumulados en la superficie del diente. Si los factores que causan la desmineralización de los dientes (es decir, carbohidratos, boca seca y placa) superan los factores que ayudan a remineralizar los dientes (es decir, saliva y fluoruro), la caries dental se producirá. En cuanto a la frecuencia, la caries dental es la enfermedad crónica más común en la infancia. La Academia Americana de Odontología Pediátrica informa que el 60% de los niños tienen caries dental con cinco años.

¿Cuál son los Signos y síntomas de la caries dental?

Sin los exámenes dentales de rutina, la mayoría de las personas primero se dan cuenta de la caries cuando empiezan a sentir dolor. Lamentablemente cuando existe dolor, la caries ya ha anvanzado hacia el nervio. El primer signo de caries es la aparición de una mancha blanca (como tiza) en la superficie del diente, lo que indica un área de desmineralización del esmalte. Esto se conoce como una lesión de mancha blanca, o una “microcavidad”. A medida que la zona continúa perdiendo minerales, puede volverse marrón y eventualmente romperse, formando un agujero (cavidad). Antes de que se forme la cavidad, el proceso es potencialmente reversible a través de la remineralización. Sin embargo, una vez que se forma una cavidad, la estructura del diente perdido no puede ser regenerada. Manchas marrones oscuras pueden indicar desmineralización previa.

Cuando la descomposición ha progresado lo suficiente como para permitir que las bacterias penetren en la pulpa, puede aparecer dolor de muelas y el dolor se vuelve más constante. La necrosis (muerte) del tejido pulpar y la infección son consecuencias comunes de la caries dental no tratada. Una vez que el tejido pulpar ha sufrido una necrosis, el diente ya no será sensible al calor o al frío, pero puede ser muy sensible a la presión. La caries dental también puede causar mal aliento y mal sabor de boca.

¿Cuáles son las causas de caries dental?

Existen cuatro factores necesarios para la formación de caries:

  • Una superficie dental (esmalte o dentina)
  • Bacterias causantes de caries
  • Carbohidratos fermentables (como la sacarosa)
  • El tiempo.

Incluso con estos presentes, sin embargo, la caries puede no ocurrir. No hay un resultado fijo y la gente difiere en la susceptibilidad basada en varios factores, como la forma de sus dientes, los hábitos de higiene bucal, la frecuencia de la ingesta de carbohidratos y la capacidad de amortiguación de su saliva. La caries puede ocurrir en cualquier superficie de un diente.

Las bacterias responsables de las caries dentales son Streptococcus mutans, Streptococcus sobrinus y lactobacilus. Estas bacterias causan enfermedad en presencia de carbohidratos fermentables tales como sacarosa, fructosa y glucosa. Los dientes son sensibles a la destrucción cuando el pH de su ambiente directo baja a 5,5 o menos. Esto se conoce como el pH bajo y significa y un ambiente ácido. La saliva eleva el pH (disminuye la acidez) y por lo tanto es vital en la remineralización. Debido a esto, las condiciones o factores que llevan a disminuir el flujo salival pueden aumentar la susceptibilidad a la caries. La mayoría de las enfermedades (80%) ocurren en áreas inaccesibles con un cepillo de dientes, como entre los dientes.

Algunos alimentos o bebidas tienen un pH de 5,5 o menos, lo que puede provocar una desmineralización en ausencia de bacterias. Esto se conoce como erosión, en lugar de caries, porque el ácido no es de origen bacteriano. La regurgitación frecuente del contenido estomacal (enfermedad de reflujo o bulimia) también puede contribuir a la erosión disminuyendo el pH de la boca.

  • Centro médico Teknon. Consultorios, despacho 54
  • 93 290 64 54
  • info@stomatek.es

Programa una visita